En abril aguas mil, cuida tu cabello en las épocas de lluvia

Consejos para cuidar tu cabello en épocas de lluvia 

La temporada de lluvias es imprevisible, contingente, y puede causar estragos en nuestra apariencia si no somos conscientes de todas las soluciones y métodos que existen para cuidar nuestro cabello y conservar su estado en el modo en que lo queremos. En este post compartiremos algunos de los trucos de Eba Álvarez, estilista y encargada del Salón de Peluquería Rodelas Terrassa Zona Olímpica, que puedes implementar fácilmente en tu rutina diaria.

Si tu cabello está encrespado, te recomendamos peinarte con el secador en dirección de arriba hacia abajo para reducir volumen. Si por el contrario tiene poco volumen y tiende a chafarse secátelo en dirección contraria al nacimiento para darle volumen despegado de la raíz.

No es conveniente que salgas de tu casa inmediatamente después de peinarte; si puedes esperar un rato, dejar que tu cutícula selle y que tu cabello adquiera una forma definida, será mucho mejor. Evita también el secado con la toalla regular; la fricción que genera puede aumentar irremediablemente el volumen de tu cabello. 

Tanto para el cabello liso como para el ondulado es recomendable pasarse la plancha con frecuencia y utilizar  aceites hidratantes (como la línea Eksperience™ Wave Remedy) para sellar los rizos y facilitar su manipulación.

Te aconsejamos pedir asesoramiento en tu salón Rodelas más cercano.

Es muy importante que el cabello esté siempre hidratado.

Lo más adecuado por estos días para cualquier tipo de cabello es recurrir a peinados con el pelo recogido que impidan el encrespamiento. Una cola de caballo o unas trenzas serán siempre una opción muy acertada y muy creativa, por lo que nunca deberá ser un problema la monotonía. 

También puedes recurrir a complementos como sombreros, gorras, boinas y diademas. Además de ser un accesorio que lucirá muy bien con tu look, ayudará a contrarrestar las adversidades de la primavera en tu cabello. Dejar de considerar a la lluvia como una enemiga, y empezar a pensar en ella como una oportunidad para renovarte.